Archives for 29/12/2020

El Pórtico de la Gloria y su restauración: pasado, presente y futuro.

Tras más de 50.000 horas y 10 años de trabajo, por fin podemos conocer como fueron las diferentes generaciones y la realidad histórica y artística del Pórtico de la Gloria y la Catedral de Santiago de Compostela.

El año próximo veremos volver a volar el Botafumeiro, ese gran incensario que se utiliza durante la misa del Peregrino. Esa oscilación que nos deja emocionados a todos los que lo hemos visto volar simboliza la subida del alma del peregrino hacia el corazón de Dios a través de sus oraciones, según como va subiendo su humo por toda la nave de la Catedral. Les digo un secreto? Yo pienso que es para que no se note el olor de los más de 100 kilómetros caminados de todos los peregrinos que allí llegan!

Cuando nos presentamos ante el Mestre Mateo en el Pórtico, no se nos pasa por la cabeza que nos podamos encontrar ante el trabajo de restauración de una de las obras maestras universales realizadas por el ser humano, menos aún, que ese trabajo haya sido en piedra labrada de granito (como todo Santiago, hay que decirlo) y que en el momento en el que se decidió intervenirla se encontraba en una situación crítica, en donde los desprendimientos de materiales eran continuos.

Hace más de diez años ya, que se creó un equipo interdisciplinar internacional tras los diferentes estudios realizados acerca de la gravedad de la situación, que trabajaron cada uno de sus componentes aportando información en su especialidad para recuperar la gloriaal lugar. Debido al gran dinamismo que porta cada personaje del pórtico, el trabajo fue individualizado y para el mismo se creó una base de datos con una nomenclatura específica para cada uno de los 274 elementos que lo conforman (ese lugar que, recordemos, era la entrada a la catedral que conocían antiguamente los peregrinos).

Con casi trescientas fichas de estudio individuales en donde se incluyeron descripciones, gráficos, fotografías y los diferentes trabajos detallados como los policromados, la técnica de ejecución o el material utilizado, lo más curioso es que en algunos lugares muchos de esos elementos eran inapreciables a simple vista, y para ello se utilizaron microfotografías, micromuestras o análisis químicos de los materiales prácticamente inapreciables al ojo humano pero que allí se encontraban 800 años después.

Un poco complicado, verdad? Pensad que esas piedras llevan ahí situadas casi mil años. El propio Pórtico, antigua entrada de peregrinos y fieles a la Catedral, es un documento en piedra que describe los misterios del cristianismo desde el origen del hombre en la tierra hasta su destino final en el reino de Cristo en los cielos, no sin antes haber pasado por el limbo o el purgatorio. Gracias a todos y cada uno de los elementos que lo conforman los peregrinos que llegaban aquí en la Edad Media y hasta hace bien poco, ellos podían alcanzar a comprender la meta del Camino de Santiago sin necesidad de estudios, comprensión lectora o explicación, todo, gracias a la cultura popular hereditaria y religiosa que reinaba por zonas cristianas.

Ahora, os explicaré un poco acerca de los diferentes tonos de color que veréis, y, que podréis comprobar con vuestros propios ojos cuando lo tengáis delante vuestra. Los diferentes equipos confirmaron tres de las cuatro policromías al óleo que se realizaron en el granito soporte del Pórtico de la Gloria, así como de otras policromías parciales en las encarnaciones (a lo que coloquialmente le llamamos a piel).

Sobre una imprimación que sirve de soporte sobre el granito, se pintó la primera capa (datada en 1211 aprox.) y que posee una gran excepcionalidad técnica, pigmentos de gran calidad como lapislázuli como predominante (todos los grandes pintores de los tiempos lo han utilizado, y es como el diamante hoy en día para nosotros), siempre aglutinado con aceite de lino y con riqueza de acabados con par de oro. La segunda policromía datada en el año 1520 cambia la pintura monocroma azul por el tono oro intenso que invade todo a través de brocados de aplicación y resaltando los detalles.

La última policromía se realizaría entre los siglos XVI-XVII (sin determinar fecha exacta), destaca por ser bastante pobre en pintura y porque se aplicó de forma irregular. No obstante, su factura es muy decorativa y es la que se ve actualmente en superficie en el Pórtico de la Gloria.

Esta restauración ha marcado un cambio en la concepción de la restauración de obras de arte como la conocíamos hasta ahora.

Cuando estén finalizadas las obras de la Catedral, coincidiendo con la inauguración del Año Santo Xacobeo 2021 el próximo día 31 de diciembre, se espera poder colocar una estructura de madera para proteger el nártex de los parámetros interiores de la basílica y ello permitirá su visita a semejanza de la Ultima Cena de Leonardo da Vinci en Santa María delle Grazie en Milan.

Allí estaremos para verlo!